Aprendí la fragilidad a tocar tus manos,
la paz de escuchar tus latidos,
la pureza de ver tus ojos,
la paciencia de esperar oír tu voz,
y el sentirse libre de verte sonreír al marchar…

 

Photo by Markus Spiske

Dejar un comentario