Sentí el miedo recorriendo mis venas, enfriando mi sangre,

Miedo a que mi corazón dejara de latir, al no recordar tus caricias,

Angustia de no sentir la brisa de tu respiración rozando mi alma,

Dolor al no ver tus ojos al final de mi horizonte, al final de mi vida,

Tristeza de no envolverme en las sábanas de tu calor nunca más,

Pena de no sentir tus manos nunca más secando las lágrimas,

Lágrimas que me nacen desde ti, para ti y por ti, porque sin ti me quitan la

luz que alumbra mi camino lleno de sombras, de dolor, porque desde que te vi

se encendió en mi la alegría y la ilusión de nacer cada día,

Así que déjame tener miedo porque así es como recuerdo lo divino de tenerte

y el frío que recorre mi ser de solo pensar perderte, dejándome en mitad de esta nada sin sentido…

Photo by Filippo Ruffini

Dejar un comentario